Motivos para tejer

Mis motivos para tejer han ido cambiando a lo largo de mi vida.

Empecé con las dos agujas de niña, muy niña, de la mano de mi mamá. Ella me enseñó los primeros pasos en esto de tejer, y en ese momento era una forma de compartir con ella y por qué no, de imitarla. Lo vivía como un juego pero también como una forma de sentirme más grande, cosa que deseamos siempre cuando somos niños.

A lo largo de los años fueron muchas las manualidades en las que incursioné, porque siempre me apasionó esto de hacer con las manos. Y el tejido fue una más de ellas, pero no la más importante.

Ya de adolescente, descubrí lo hermoso de tejer para otros. Era una forma contundente de expresarle mi amor a los seres que quería. Y así lo sigue siendo actualmente.

Hasta que un día decidí experimentar con el crochet y fue amor a primera tejida. Fue tanta la pasión que me despertó esta técnica que nunca más dejé de trabajarla.

Me atrapó por su versatilidad, por las infinitas posibilidades que nos brinda. Puntos, tramas, combinaciones de colores, un sinfín de variables que nos permiten crear un sinfín de formas y estructuras.

Tanto fue así que a medida que la iba aprendiendo y estudiando, fui sintiendo la necesidad de transmitirla a otros. Y de a poco fui convirtiendo esto en mi trabajo.

Actualmente es difícil que transcurra un día de mi vida sin crochetear.

Mis motivos para tejer son muchos, muchísimos, y han ido variando a lo largo de mi vida. Por supuesto es una actividad muy personal y las significaciones que le damos son muy subjetivas. Pero les cuento algunos de mis tantos motivos, que tambiém son beneficios, y por eso son motivos:

★ el principal motivo es que tejer me da mucho placer, sin lugar a dudas. Es algo que no me cuesta esfuerzo, al contrario. Siempre tengo ganas de hacerlo. Y siempre quiero más.

★ me relaja, me da calma mental y espiritual, me da mucha paz.

★ mejora mi estado de ánimo, siempre. Cuando estoy enojada, o triste, o de malhumor, agarro una aguja y un hilado y santo remedio. Todo es siempre más lindo después de tejer un rato.

★ me permite conectarme conmigo misma, trabajar internamente cosas que no están bien en mí o que me hacen mal, liberar pensamientos negativos, de esos en los que uno se enrosca, y les da mil vueltas, y nos lastiman. Para luego enfocarme en deseos, proyectos, planes, cosas que me hacen bien.

★ me ayuda a bajar la ansiedad. SI bien no es algo permanente en mí, cada tanto la sufro, y cuando es así la combato tejiendo.

★ tejiendo ejercito mi memoria, mi concentración y mi intuición, que son cosas que necesito mejorar siempre. Y la paciencia, cosa que nunca me viene mal trabajar.

★ estimula mi creatividad, mi imaginación, mi capacidad de inventar. Tejer siempre es un viaje que nunca se dónde va a terminar, los caminos posibles son infinitos, y eso es algo que nunca deja de maravillarme.

★ me hace sentir útil siempre, cosa tan necesaria en nosotros, los humanos. Cada proyecto terminado, cada logro conseguido, cada paso hacia adelante que doy, todo me ayuda a sentir una gran satisfacción y a sentirme mejor conmigo misma. Y esto sin hablar de las clases, que son un tema aparte. ¡Pero qué lindo se siente poder transmitir nuestros conocimientos a otros!

Estos son algunos de los montones de motivos para tejer que tengo yo, y que me hacen querer seguir tejiendo siempre.

¿Cuáles son los tuyos?

Contame, me encantaría que los compartas conmigo.


Te invito a que recorras este lugar para aprender y compartir todo lo relacionado a este hermoso mundo. Y así seguir teniendo siempre más motivos para tejer ❤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.